Mindfulness o cómo tener un rostro más agradable a ojos de los demás

Además de Tu salud, tu imagen social también resulta beneficiada de esta práctica


El Mindfulness está convencido para mejorar tu bienestar, pero un estudio acaba de demostrar que también hace que los demás te vean con mejor cara.


Meditar es una práctica que te beneficia en todos los sentidos, no sólo desde el punto de vista de tu bienestar, sino también del de tu imagen exterior. Y eso es algo que acaba de demostrar un reciente estudio.

En concreto, el Center for Healthy Minds acaba de demostrar que quienes meditan son percibidos como menos neuróticas y más conscientes que las que no lo hacen.

Y es que, hasta la fecha, el Mindfulness ha demostrado que es capaz de mejorar nuestros niveles de estrés. NO que desaparezca ojo, que eso es lo que muchos creen de manera errónea. Gracias a dicha práctica aprendemos a relacionarnos con el estrés de una manera diferente, y eso atenúa el efecto del estrés sobre nosotros.

Y también nos ayuda a mejorar nuestra regulación emocional, a resaltar las huellas de nuestras emociones positivas, o a reducir los pensamientos obsesivos simplemente dándonos cuenta de ellos. 
O lo que es lo mismo: resalta nuestras emociones positiva, lo que se traduce en bienestar y nos protege contra estados de ánimo depresivos.

Por último, practicar la meditación puede llegar a aumentar nuestra cantidad de materia gris, lo que nos permite entender el funcionamiento de nuestro cerebro y dejar de identificarnos de aquellos pensamientos que nuestra mente “crea”, entre otras consecuencias.

La cara, el espejo del alma


¿Cuántas veces has escuchado eso de que la cara es el espejo del alma? Ahora, con el Mindfulness, mucho más, porque lo que ha demostrado el Center for Healthy Minds es de qué manera perciben los demás a las personas que meditan y a las que no.

Así dicho estudio ha conseguido demostrar que los demás perciben a los meditadores como personas menos neuróticas, más conscientes y cómodas en su propia piel. En definitiva, las perciben como personas que proyectan una imagen más agradable y que gustan más.

Es más, según se desprende de aquel estudio, no es que las personas que meditan sean menos neuróticas o más conscientes, e incluso que están más cómodas con su piel. Lo que sí sugiere es que la práctica de la meditación a largo plazo podría cambiar la manera en que nos perciben los demás. Y es evidente que SER PERCIBIDO/A DE MANERA MÁS POSITIVA POR LOS DEMÁS GENERA BIENESTAR.

En consecuencia, un beneficio más a añadir a aquella lista de la que hemos hablado en este artículo. Porque nunca está de más proyectas una imagen atractiva a ojos de los demás, ¿verdad?

Comentarios

Entradas populares