miércoles, 23 de enero de 2019

¡No más ‘Blue Monday’!

Te damos varios consejos para que el Blue Monday celebrado antes de ayer sea el último de tu vida… Si tú quieres


Blue Monday, el día más triste del año. Eso se dice que fue el pasado lunes 21 de enero. Porque, extraoficialmente, se considera que el tercer lunes de enero es el día más triste del año. El frío, la constatación de los excesos navideños, la evidencia de que algunos propósitos de año nuevo han naufragado… Aunque, si quieres, el de este año puede haber sido tu último Blue Monday.

Tercer lunes de enero. Para muchos, y de manera extraoficial, el día más triste del año. El día que te das cuenta de que los excesos navideños no se han ido, que siguen adosados a tu cuerpo; cuando eres consciente de que todo lo que te propusiste con el nuevo año se va quedando en el cajón del olvido o en el de tareas pendientes sin fecha; y el frío de este año, que también ayuda lo suyo.

En definitiva, el día más triste del año, aunque en tus manos está que no lo sea más. Y basta con seguir estos consejos:

· Sé optimista y sueña con aquello que deseas conquistar. Está demostrado que el 80% de las personas tiene predisposición al optimismo. Basta con entrenar tu cerebro practicando la generosidad o la gratitud por rutina; y sueña con aquello que te haría feliz o te gustaría alcanzar. Independientemente de que lo consigas o no, elevan los niveles de hormonas y tu buen humor.

· Si te quejas, de inmediato sufres un bienestar, ya que se activan las mismas partes de tu cerebro que cuando consumes drogas o haces el amor. Sin embargo, a la larga sólo consigues dependencia de dicho alivio y, en consecuencia, buscas cada vez más la queja con más frecuencia. ¿Cómo solucionarlo? Dándote cuenta de que necesitas muy poco para estar bien; que tengas necesidad de cosas para estar bien no presupone que sean necesidades absolutas. No dependas de ellas continuamente; acepta que los sucesos malos que te puedan ocurrir son eso, malos, pero nunca terribles ni desastrosos. No dramatices porque, a fin de cuentas, y aunque no te lo creas, necesitas muy poco para ser feliz.

Y si quieres comprobarlo, escríbenos a info@emotionhr.com, o bien visita nuestra web.

FUENTE: Woman.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una concejalía de la felicidad

El pueblo de Oya, en Pontevedra, es el primero en poner en marcha una iniciativa así Oya, un pueblo de 3.000 habitantes de la provincia...