lunes, 21 de enero de 2019

Felicidad y cerebro: esa relación que no cesa

Ya sea sentimiento, estado mental o de ánimo, nadie duda de que el cerebro es quien se encarga de producir la felicidad


Pesa pocos más que unos cientos de gramos, y sin embargo coordina y realiza miles de acciones cada segundo. Una de ellas, algo esencial para nosotros como es ser felices.

Ahora, ¿qué parte del cerebro se encarga de producirla? Porque lo que está claro es que es responsable de miles de acciones por segunda y cada una de sus áreas se encarga de una función determinada.

Echando un vistazo a su composición, el cerebro cuenta con dos hemisferios (derecho e izquierdo) formados cada uno de ellos por cuatro lóbulos diferenciados (frontal, parietal, occipital y temporal), con sus correspondientes regiones y núcleos diferentes; que, a su vez, se componen de células cerebrales (neuronas) y de muchas otras células de apoyo vital (gliales) que mantienen todo en funcionamiento. Todo un conglomerado de componentes químicos, sustancias y reacciones. Y entre todos ellos, la dopamina, que es el neurotransmisor que sustancia toda la actividad del circuito mesolímbico de recompensa en el cerebro.

Así, siempre que el cerebro de una persona detecta que ésta ha hecho algo que aprueba, recompensa ese modo de actuar de un modo muy característico: haciendo que la persona experimente una breve pero, a menudo, intensa sensación de placer desencadenada por la segregación de dopamina.

Y también está demostrado que cuanto más inesperado es algo, más se disfruta; lo que se debe a la cantidad de dopamina liberada por el cerebro. No en vano, las recompensas esperadas se corresponden con un aumento inicial de dopamina que, enseguida, amaina. Pero ese periodo de tiempo se disfruta al máximo. ¿O no?

A lo que hay que unir otra sustancia de la que te hemos hablado no hace mucho: la serotonina, que es vital para que nos sintamos animados.

Pues eso, el cerebro; esencial para nuestra felicidad. Cuidadlo y cultivadlo por vuestro bien 😊

FUENTE: Noticias.Perfil

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una concejalía de la felicidad

El pueblo de Oya, en Pontevedra, es el primero en poner en marcha una iniciativa así Oya, un pueblo de 3.000 habitantes de la provincia...