lunes, 12 de marzo de 2018

¿Escuchas música en el trabajo? ¡Empápate de todos sus beneficios!

¿Eres de escuchar música en el trabajo? Te acompaña mientras desempeñas tus tareas, y también es una actividad repleta de beneficios para ti. ¿Quieres conocerlos? Te los cuento a continuación.

Lo primero, que sepas que escuchar música en la oficina mientras trabajas —a través de unos auriculares, eso sí— es favorable para la actividad que desempeñes. Aunque, claro, como es lógico esto dependerá de la actividad que realices. Así, cuando se trate de actividades caracterizadas por una mecánica continua, una música que incite a la motivación, a seguir adelante, siempre será bien recibida y aceptada. Seguro que tienes multitud de ejemplos en la cabeza, ¿a que sí?

Pero ¿y si lo tuyo es trabajar en la oficina, desempeñar una labor relacionada con la atención y el pensamiento? En ese caso te recomiendo una música ligera, algo tranquilo. ¿Por qué? Porque algo excesivamente movido o con mucho ritmo tarde o temprano te hará perder la concentración, así que prueba con algo que te guste y con el ritmo justo.

Ahora, ¿cuál es la música ideal para escuchar mientras se trabaja? A ser posible, música instrumental, canciones que carezcan de letra. No tienes que echarte necesariamente en brazos de la ópera. ¿Qué tal alguna que otra banda sonora? Las de tus películas favoritas. ¿Te parece poco? Además, está demostrado que escuchar una música agradable incrementa la productividad laboral. Esto es así porque te hace sentir bien y, por lo tanto, te anima a trabajar a gusto, a profundizar más en tus tareas.

Luego está el componente científico del asunto, y es que escuchar  música que te relaje mientras trabajas favorece la generación de dopamina. Si no lo sabes, se trata de una sustancia que proporciona un importante placer, de ahí que escuchar música tranquila mientras trabajas mejore tu rendimiento.

En definitiva, escuchar música en la oficina es bueno. Entre otras cosas, y también, porque reduce la sensación o padecimiento de estrés, ya que evita que concentres tu atención —especialmente la auditiva— en ruidos molestos, ya sean teléfonos sonando, conversaciones de compañeros, ruidos diversos, etcétera; mantiene estable el sentido del humor, lo que favorece tu sensación de bienestar; y fomenta la comunicación entre los compañeros, haciéndola más fluida.

¿Te parecen pocos beneficios? Pues ya sabes 😊

FUENTE: Cerem

No hay comentarios:

Publicar un comentario